Negocios
La responsabilidad social de Coca Cola

Con casi ocho décadas de presencia en México, la empresa Coca-Cola se ha distinguido por integrar en sus operaciones diarias el concepto de responsabilidad social, que se caracteriza por la adopción de principios éticos en la toma de decisiones

Manuel Pineda

Desde 1926, año de la llegada de Coca-Cola al país, la empresa se ha desenvuelto bajo un esquema de responsabilidad social, la cual se caracteriza por alentar a todos los miembros de la cadena productiva de la compañía para que actúen con el mayor apego a las normas éticas.

Pero responsabilidad social no significa únicamente que los empleados de la empresa desarrollen su trabajo bajo ciertos valores, sino también ayudar en el desarrollo de las comunidades, invertir año con año una mayor cantidad de recursos para el empleo de más personas y vincular a un número mayor de empresas para que compartan la filosofía de que un negocio no es sólo ganar dinero, sino retribuirlo de algún modo a las personas que han colaborado con ese crecimiento.

“Responsabilidad social es un concepto integral, este incluye los conceptos y los valores que nosotros tomamos en cuenta dentro de nuestra operación diaria y que los identificamos para ser un ciudadano corporativo responsable. Para Coca-Cola significa hablar de inversión, de dar empleo, de medio ambiente, por supuesto del apoyo a la educación, a los microempresarios, el apoyo a la economía nacional, actividades para promoción de valores, de integración familiar, el deporte y la promoción de estilos de vida saludables”, dice Luis Fuentes, vocero de Coca-Cola México.

En el informe de responsabilidad social 2004, Coca-Cola señala que parte de las acciones que llevó a cabo para colaborar con el desarrollo del país se encuentra la inversión de 600 millones de dólares en 2004, destinados principalmente a la compra y mantenimiento de maquinaria y equipo productivo , renovación del área de transporte , sistemas de información; actividades de mercadeo y publicidad, apoyo a microempresarios, realización de eventos deportivos, culturales, musicales y de entretenimiento; programas sociales para distintas poblaciones y acciones enfocadas al cuidado del medio ambiente.

“Cuando hablamos de responsabilidad social, decimos es invertir en el país, hablamos de más de 80 mil fuentes de empleo directas. Podemos identificar a Coca-Cola como uno de los principales empleadores del país. Identificamos que son unas 500 mil personas que tienen un trabajo indirecto por las operaciones de Coca Cola, como es la industria automotriz, la azucarera, la industria de la publicidad y el entretenimiento, los fabricantes de equipos de refrigeración y los talleres que hacen los toldos para las tienditas”, señala Luis Fuentes.

Los esfuerzos de la compañía refresquera se traducen en apoyo con infraestructura y capacitación para más de 385 mil microempresarios, inversión por 230 millones de pesos en programas para el cuidado del medio ambiente (acaba de empezar la operación de su primera planta de reciclaje de PET grado alimenticio, única en Latinoamérica), 35 plantas para el tratamiento de aguas residuales, 33 embotelladoras certificadas como industria limpia. Además, la empresa brinda capacitación a más de 183 mil personas y ha destinado más de 125 millones en programas sociales que benefician a casi 4 millones de mexicanos.

P. Coca-Cola está a la vanguardia en cuanto al tema de responsabilidad social, las cifras son muy significativas; sin embargo, se han mantenido dentro de un perfil muy discreto.

R. Coca-Cola no tiene porque estar difundiendo estas acciones porque lo haces con una convicción y filosofía de trabajo. Aunque también es importante dar a conocer a la población estas actividades adicionales a los que es la operación normal del negocio.

Nosotros decidimos hace tres años hacer un documento especial que es el “Informe de responsabilidad social”. Coca-Cola fue la primera empresa en publicar un informe ciento por ciento enfocado al tema social. Hoy vemos que hay otras empresas que lo hacen y la verdad es que nos da gusto que otras compañías se sumen a compartir de esta forma la labor que estamos haciendo.

Quien no actúe con responsabilidad social en este concepto amplio del término, su negocio no tendrá ni viabilidad ni sustentabilidad, hacia allá van todas las empresas. Es importante resaltar que todos podemos actuar como empresarios, pequeños o grandes, con responsabilidad social, esta es una tarea y una labor de todos, en el caso específico de Coca-Cola el tema no es nuevo, tenemos prácticamente 8 décadas trabajando en esta forma de hacer negocio, aunque ahora el tema cobra mayor relevancia ya como concepto.

Respecto a la planeación que hace Coca-Cola del programa de responsabilidad social, Luis Fuentes señala que esto se da en todos los aspectos del negocio en cuanto a innovación de productos, de empaques, promociones, actividades, sabores, marcas, entre otras cosas; sin embargo en el tema del apoyo comunitario esta planeación se tiene que dar de otra forma porque es la única manera de hacer viable a una empresa.

“Sabemos que tenemos que cuidar el tema del medio ambiente, el aspecto del desarrollo, de la educación del país, pues son temas prioritarios y de una necesidad que requieren la atención de todos. Nosotros hemos sido parte, nos hemos sumado a estos esfuerzos desde hace muchos años y hoy lo que hacemos es simplemente juntarlos y publicarlos en un informe”.

 

Apoyo indígena

 

En 1999 se creó la Fundación Coca-Cola con la misión de apoyar programas sociales que ayuden en el desarrollo de la niñez mexicana en comunidades indígenas y rurales, en colaboración con otras organizaciones sociales, autoridades y las propias comunidades

La fundación apoya dos programas principalmente: la rehabilitación de albergues escolares indígenas y la construcción de escuelas en zonas rurales., en coordinación con organismos como la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CNI), la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de escuelas (CAPFCE).

En 2004, el número de beneficiados por estos programas alcanzó los 2 millones 500 mil personas y más de cien el número de escuelas beneficiadas.

Según el informe, “mediante el programa de rehabilitación y mantenimiento de los albergues, se procura el desarrollo integral, brindando apoyo escolar y evitando la deserción de los niños indígenas que viven en lugares remotos, quienes además de hospedaje reciben alimentación y realizan actividades extraescolares”.

El informe señala que en 2004 se rehabilitaron 14 albergues que benefician a más de 850 niños, con lo cual se ayuda también a más de 820 mil personas de 165 comunidades, pertenecientes a 7 estados. En cuatro años se han rehabilitado un total de 51 albergues para beneficio de más de 3 mil 200 infantes.

En cuanto al programa de construcción y equipamiento de escuelas, el informe de responsabilidad social señala que solo en 2004 se construyeron 5 nuevos centros escolares para beneficio de mil niños y de manera indirecta de otros 7 mil 700 menores de 64 comunidades, establecidas en 5 estados. Por lo que en cuatro años se han edificado un total de 29 escuelas para beneficio de 5 mil 800 niños, en 18 estados de la República.

El tema de la educación nunca nos ha sido ajeno, hemos estado en el apoyo a las ferias de libro, el museo del niño y exposiciones. En fin en diferentes aspectos de la educación.

“El impacto de los albergues ha sido muy positivo para los niños que viven en los albergues, porque han incrementado su nivel de aprovechamiento. Estas acciones tienen un impacto positivo para un millón 300 mil mexicanos que viven en esas comunidades. Esto ha través de los embotelladores distribuidos en todo el país y que están cerca de la problemática de la población. Realmente lo que hace Coca-Cola de México es una parte muy pequeña, son nuestros embotelladores en todo el territorio nacional quienes detectan las áreas de oportunidad de trabajo en este tema”, señala el vocero de Coca-Cola México.

Luis Fuentes señala que entre los planes futuros están el sumar más personas a estos esfuerzos, para que los resultados sean mayores, seguir trabajando en el cuidado del medio ambiente, seguir apoyando los proyectos de infraestructura educativa en el país.

“Todavía hay mucho por hacer, seguiremos apoyando la agroindustria azucarera a nivel nacional, el desarrollo de los microempresarios, que son casi un millón y medio de tiendas que distribuyen nuestros productos a nivel nacional. Cuando decimos que en todos los pasos del proceso de producción está el concepto de responsabilidad social, eso es cierto y es una realidad. El desarrollo de cualquier negocio, su viabilidad y la sustentabilidad de las empresas y del país mismo, requieren de un trabajo socialmente responsable de todos”, concluye Luis Fuentes.

 

Esperamos sus comentarios sobre esta investigación:  

Nombre:
E-mail

Comentario:


 

 

 

 

 

 
 

Archivo | Noticias diarias | Publicidad | Directorio | Suscripciones | Contacto

Revista Fortuna. Av. Juárez No. 88, primer piso, despachos 110 y 111 Colonia Centro. Delegación Cuauhtémoc.
México D.F. C.P. 06040 | Tels: 9149-9802, 29 | Tel/Fax: 9149-9822 | Suscripciones: 9149-9802

Diseño web, Weblex, pagina en internet, Diseño de Paginas Web en Mexico. Sitio web

Recomienda